SI CREES VERÁS LA GLORIA DE DIOS.

Juan 11:40 (NVI)
40 -¿No te dije que si crees verás la gloria de Dios? -le contestó Jesús.

Debes tener la seguridad si crees en Dios y en sus promesas que vas a estar bien. No pierdas la esperanza, no dudes porque Dios puede hacer un milagro en tu vida hoy.

Hay momentos en la vida en los que la desesperanza nos golpea porque algo que amamos esta en peligro o lo hemos perdido, es decir a alguien que amamos o algo que tiene valor para nosotros.

¿Qué podemos hacer?

“CREER PARA VER LA GLORIA DE DIOS”.

EL AMIGO AMADO DE JESÚS.

El Amigo De Jesús estaba enfermo y sus hermanas clamaron por ayuda.
“Eso Es Lo que Debemos Hacer Cuando Estamos Necesitados, Clamar Al Cielo Por Ayuda”.

Juan 11:4 (NVI)
4 Cuando Jesús oyó esto, dijo: «Esta enfermedad no terminará en muerte, sino que es para la gloria de Dios, para que por ella el Hijo de Dios sea glorificado.»

QUIZÁ DIOS TIENE OTROS PLANES.
Aunque Jesús amaba a esta familia el tenia otro plan:

Juan 11:5-6 (NVI)
5 Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. 6 A pesar de eso, cuando oyó que Lázaro estaba enfermo, se quedó dos días más donde se encontraba.

“ALGUNAS VECES DIOS TIENE OTROS PLANES”. (Aunque no lo parece sus planes son mejores).

¿Qué habrán pensado estas dos hermanas?

2- La desesperanza es un enemigo (Para la Familia de Lázaro ya había enfermedad y muerte).

Quizás hoy te sientes como se sintieron estas hermanas. Me imagino que cada hora, cada minuto se preguntaban a que horas llegaría Jesús, pero pasaron las horas y los días y Jesús no llegó y Lázaro murió.

“las cosas no mejoraron, al contrario todo empeoró hasta la muerte”.

Hoy quizá te preguntas, ¿Dónde está Dios en medio de mi desesperación?

3- Jesús ya tenía el final de la historia en mente y además tenia un plan.

“A DIOS NADA LO TOMA POR SORPRESA”.

Jesús llega a la ciudad de su amigo y se da cuenta que Lázaro tenía ya 4 días en el sepulcro. Marta hermana de Lázaro sale al encuentro de Jesús y le reclama amablemente.

Juan 11:21-22 (NVI)
21 -Señor -le dijo Marta a Jesús-, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. 22 Pero yo sé que aun ahora Dios te dará todo lo que le pidas.

¿Cuántas veces nosotros le reclamamos a Dios amablemente?

4- Debes Creer.

Juan 11:23-26 (NVI)
23 -Tu hermano resucitará -le dijo Jesús. 24 -Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día final -respondió Marta.
25 Entonces Jesús le dijo:
-Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; 26 y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?

La otra hermana de Lázaro fue también donde Jesús y le reclamó más efusivamente y ocurrió algo que nos enseña algo muy poderoso…

Juan 11:33-35 (NVI)
33 Al ver llorar a María y a los judíos que la habían acompañado, Jesús se turbó y se conmovió profundamente.
34 -¿Dónde lo han puesto? -preguntó. -Ven a verlo, Señor -le respondieron. 35 Jesús lloró.

“DIOS ENTIENDE TU DOLOR Y SE DUELE CONTIGO”.

5- Tu fe debe ir acompañada de acción (Quitar la piedra).

“Dios tomará acción si tu puedes creer”.

Juan 11:38-40 (NVI)
38 Conmovido una vez más, Jesús se acercó al sepulcro. Era una cueva cuya entrada estaba tapada con una piedra. 39 -Quiten la piedra -ordenó Jesús. Marta, la hermana del difunto, objetó: -Señor, ya debe oler mal, pues lleva cuatro días allí. 40 -¿No te dije que si crees verás la gloria de Dios? -le contestó Jesús.

¿Cuál es la piedra que hoy no te deja salir?

“LAZARO ESTABA MUERTO PERO BIEN MUERTO” (4 días y en estado de descomposición).

“Aunque algo parece perdido en tu vida, si crees podrás ver la gloria de Dios”.

LA VICTORIA: La Resurrección.

Juan 11:41-44 (NVI)
41 Entonces quitaron la piedra. Jesús, alzando la vista, dijo:
-Padre, te doy gracias porque me has escuchado. 42 Ya sabía yo que siempre me escuchas, pero lo dije por la gente que está aquí presente, para que crean que tú me enviaste.
43 Dicho esto, gritó con todas sus fuerzas:
-¡Lázaro, sal fuera!
44 El muerto salió, con vendas en las manos y en los pies, y el rostro cubierto con un sudario.
-Quítenle las vendas y dejen que se vaya -les dijo Jesús.

“DIOS ESTÁ A PUNTO DE GRITAR TU NOMBRE PARA QUE
TU MILAGRO OCURRA”.