CAMINO A LA SANIDAD

PASO #8: “RECICLANDO MI DOLOR”

Hace unas semanas comenzamos una serie de sanidad en la que hemos aprendido pasos a seguir para alcanzar la sanidad del alma. Aprendimos:

  1. RECONOZCO que no soy dios.
  2. Entiendo que Dios existe y que le importo.
  3. Comprometo mi vida y mi voluntad al cuidado y control de Cristo.
  4. Me examino y confIENSO mis faltas a dios y a una persona de confianza.
  5. PAGO EL PRECIO DEL CAMBIO, SOMETIENDOME VOLUNTARIAMENTE AL PROCESO DE TRANSFORMACION QUE DIOS QUIERE HACER EN MI VIDA Y  PIDIENDOLE HUMILDEMENTE QUE ME QUITE LOS DEFECTOS DE CARACTER.
  6. EVALUO TODAS MIS RELACIONES. OFREZCO EL PERDON A QUIENES ME HAN HERIDO Y ENMIENDO LAS HERIDAS QUE LES HE CAUSADO A OTROS, EXCEPTO CUANDO HACRLO LE PROVOQUE DOLOR A ELLOS o A OTROS.
  7. RESERVO UN TIEMPO DIARIO A SOLAS CON DIOS PARA EXAMINARME, LEER LA BIBLIA Y ORAR, A FIN DE CONOCER A DIOS Y SU VOLUNTAD PARA MI VIDA, ASI COMO ADQUIRIR EL PODER QUE NECESITO PARA HACER SU VOLUNTAD.

 

 

Hoy concluimos con el último paso:

 

PASO #8

“RECICLANDO MI DOLOR”.

Me entrego a Dios para ser usado para traer esta Buena Noticia a otros, tanto por mi ejemplo como por mis palabras.

 

Hechos 1:8 NVI

Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

  • DIOS ESPERA QUE SEAMOS TESTIGOS, Y CONTEMOS LO QUE HA HECHO EN NUESTRAS VIDAS.
  • Muchas veces pensamos: Dios puede usar mis fortalezas pero, “usar mis debilidades” ¿cómo?
  • – ¡Dios quiere usar tu experiencia para ayudar a otros!
  • ¡Él quiere reciclar tu dolor!

 

o Cuando entiendas esto: ¡comenzarás a ver el gran plan de Dios para tu vida y tus experiencias!

Si practicas este paso puedes asegurarte que estas en el camino a una: ¡recuperación genuina! Porque será un realidad que tus heridas ya no duelen sino al contrario serán testimonio que edifica.

 

o Prueba de la recuperación: Comienzas a enfocarte hacia fuera, y dejas de pensar en ti mismo. ¡Decide ayudar a otros!

¿Por qué Dios ha permitido mi dolor?

 

  1. DIOS ME HA DADO EL PODER DE ESCOGER, ESTO CONLLEVA EL RIESGO DE EQUIVOCARME.

Deuteronomio 11:26-28 (NVI)

6 »Hoy les doy a elegir entre la bendición y la maldición: 27 bendición, si obedecen los mandamientos que yo, el SEÑOR su Dios, hoy les mando obedecer; 28 maldición, si desobedecen los mandamientos del SEÑOR su Dios y se apartan del camino que hoy les mando seguir, y se van tras dioses extraños que jamás han conocido.

 

  • Somos hechos a imagen de Dios, con la posibilidad de elegir. No somos una marioneta.

 

EL RIEZGO…

A menudo tomamos decisiones tontas. Que traen consecuencias malas.

 

Experimente con las drogas: Ahora soy adicto.

Sexualmente promiscuo: riesgo de enfermedad

Además, otros toman malas decisiones y lastiman a personas inocentes.

 

HECHO:

Dios pudo haber detenido a los que te lastimaron quitando su libre albedrío, ¡Pero también tendría que quitarte tu libre derecho a decidir!

 

  1. DIOS PERMITE MI DOLOR PARA LLAMAR MI ATENCIÓN

– Dolor = luz de advertencia. Revela un problema

-El megáfono de Dios. “Dios grita …”

 

Proverbios 20:30 (NVI)

30 Los golpes y las heridas curan la maldad;

los azotes purgan lo más íntimo del ser.

 

Generalmente, luego de un proceso doloroso, aprendemos.

 

2 Corintios 7:9 (NVI)

Sin embargo, ahora me alegro, no porque se hayan entristecido sino porque su tristeza los llevó al arrepentimiento. Ustedes se entristecieron tal como Dios lo quiere, de modo que nosotros de ninguna manera los hemos perjudicado.

Jonás 2:7 (NVI)\

»Al sentir que se me iba la vida, me acordé del SEÑOR, y mi oración llegó hasta ti, hasta tu santo templo.

 

  1. DIOS PERMITE MI DOLOR PARA ENSEÑARME A DEPENDER DE ÉL.

 

El ejemplo de Pablo…

 

2 Corintios 1:8-10 (NVI)

8 Hermanos, no queremos que desconozcan las aflicciones que sufrimos en la provincia de Asia. Estábamos tan agobiados bajo tanta presión, que hasta perdimos la esperanza de salir con vida: 9 nos sentíamos como sentenciados a muerte. Pero eso sucedió para que no confiáramos en nosotros mismos sino en Dios, que resucita a los muertos. 10 Él nos libró y nos librará de tal peligro de muerte. En él tenemos puesta nuestra esperanza, y él seguirá librándonos

 

– No nos damos que Dios es todo lo que necesitamos hasta que llegamos al punto de no saber que hacer.

 

Salmo 119:71 (NVI)

Me hizo bien haber sido afligido, porque así llegué a conocer tus decretos.

– ¡algunas cosas las aprendemos solo a través del dolor!

  1. ¡DIOS PERMITE MI DOLOR PARA DARME UN MINISTERIO HACIA OTROS!

¡El dolor nos prepara para servir a los demás!

2 Corintios 1:4 (NVI)

quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren.

La verdad es que todo el mundo necesita algún tipo de recuperación en diferentes áreas.

¿Quién puede ser más comprensivo con el que esta sufriendo sino aquel que ha sufrido?

La gente le hizo todo tipo de cosas terribles

¡Pero Dios lo usó para salvar a una nación entera!

 

Génesis 50:20 (NVI)

Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente.

 

No importa lo que otros te hayan hecho, ¡Dios puede sacarle provecho!

¡DIOS NUNCA DESPERDICIA EL DOLOR DE NADIE!

 

¿CÓMO PUEDO USAR MI DOLOR PARA AYUDAR A OTROS?

1 Pedro 3:15 (NVI)

Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.

  1. Haz una lista de las experiencias que has tenido.
  2. Mediata en las lecciones aprendidas / cómo Dios ha ayudado.
  3. Escríbelo en papel.
  4. Piensa…¿A quién podría ayudar mi historia?
  5. Di “Dios, estoy disponible para que tu uses mi dolor para ayudar a otros”. ¡Y prepárate!

 

Gálatas 6:1-2 (NVI)

1 Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado. 2 Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo.

 

3 sugerencias para compartir tu historia

  1. Sé humilde.
  2. Sé real y honesto.
  3. No trates de dar una catedra. ¡Solo comparte tu historia!

¡Dios quiere que seas testigo, no abogado!

 

PASOS DE ACCIÓN

  1. COMPROMETE TU VIDA A CRISTO:
  • Acéptalo como salvador o reconcíliate con El.
  • Compromete a conectarte, crecer, servir y guiar a otros a la sanidad.
  1. ESCRIBE TU HISTORIA
  2. ÚNETE A UNA FAMILIA DE LA IGLESIA PARA APOYARLA
  • Tu recuperación no durará sin soporte: ÚNETE A UN GRUPO DE CONEXIÓN.
  • La asistencia a una iglesia no es suficiente. Comprométete: asiste a la reunión de membresía y bautízate
  1. Pídele a Dios alguien con quien compartir estas buena noticias de sanidad y libertad.

¡El mundo está lleno de personas que necesitan tu historia!

o Tal vez eres la única Biblia que una persona va a ver …

 

HECHOS  20:24 (NVI)

Sin embargo, considero que mi vida carece de valor para mí mismo, con tal de que termine mi carrera y lleve a cabo el servicio que me ha encomendado el Señor Jesús, que es el de dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

 

– No hay mayor logro en la vida que guiar a alguien a Cristo.

Da mucha alegría y satisfacción saber que ayudaste a alguien a ir al cielo …

 

– ¿Ya has experimentado ese privilegio?