Sembrar la Palabra de Dios en el corazón de los niños para que lleguen a ser imitadores de Jesús, por medio de la enseñanza de la Palabra de Dios en servicios de fin de semana y actividades especiales realizadas con seguridad y excelencia.