“FAMILIAS FUERTES EN TIEMPOS DIFÍCILES”

Tiempos difíciles vendrán y se terminarán, y volverán a surgir.
Aquí la variable es si tu familia es fuerte para resistir los tiempos difíciles.

Las dificultades son inevitables, por eso debemos asegurarnos que nuestras familias sean fuertes para resistir.

ESCOGE LA PRUDENCIA.

Mateo 7:24-28 (NVI)
24 »Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. 25 Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca. 26 Pero todo el que me oye estas palabras y no las pone en práctica es como un hombre insensato que construyó su casa sobre la arena. 27 Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa, y ésta se derrumbó, y grande fue su ruina.»

¿Cuál fue la diferencia entre las dos casas?

Su fundamento diríamos normalmente, pero la verdad es que la diferencia es el tipo de constructor.
La diferencia era el tipo de dueño: Uno prudente y el otro insensato.

“ATRÁS DE LO QUE VEMOS HAY OTRA REALIDAD, LOS EDIFICADORES”

“la diferencia entre una familia fuerte y débil es como eligen construirla”.

Toda familia será probada, aunque no lo queramos es una realidad.

Definición de prudente:
Que piensa acerca de los riesgos posibles que conllevan ciertos acontecimientos o actividades, y adecua o modifica la conducta para no recibir o producir perjuicios innecesarios.

La vida nos presenta problemas y grandes desafíos en diferentes momentos.

¿Qué tipo de constructor serás, prudente o insensato?

“EN LA HISTORIA LA CASA REPRESENTA LA PROTECCIÓN PARA LA FAMILIA”.

¿Cómo estás construyendo y que materiales estas usando para edificar tu familia?

La roca representa el Reino de Dios sobre el cual debemos edificar nuestra cultura familiar.

Se supone que cada uno de nosotros naciéramos y creciéramos en hogares en donde el fundamento y la cultura fuera el Reino de Dios.

“HOY TENEMOS LA OPORTUNIDAD DE ESCOGER EDIFICAR A NUESTRAS FAMILIAS EN EL REINO DE DIOS”.

Vamos a prepararnos sigamos el ejemplo del pueblo de Israel cuando Dios los preparó para entrar a la tierra prometida.

Deuteronomio 11:18-21 (RVR1960)
18 Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos. 19 Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, 20 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas; 21 para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra.

COMIENZA CON INSTRUCCIONES PARA LOS PADRES…

Somos los que damos el ejemplo, somos los que marcamos el paso.
No podemos dar lo que no tenemos, debemos poner la Palabra de Dios como la base de nuestras vidas y de la cultura familiar.

• CORAZÓN Y ALMA: Pensamientos, emociones y voluntad.
• ATADA A LA MANO: (Como tener la biblia agarrada siempre) Que todo lo que hagamos sea filtrado por la palabra de Dios. Que tu primer recurso sea la palabra de Dios.
• FRONTALES ENTRE VUESTROS OJOS: Que miremos al futuro a través de la palabra de Dios. (Esto es fe en sus promesas).

LOS PADRES DEBEMOS TRANSFERIR ESTO A NUESTROS HIJOS.

No es la iglesia la responsable de enseñarle a tus hijos la Palabra de Dios.
Debes ser claro para ellos que tu hogar es una hogar que obedece, ama y sirve a Dios.

Marca los postes de tu casa con estas palabras: “Lo que sostiene nuestra casa es la palabra de Dios”. En los Marcos de la puerta pon…”Todos los que entren a esta casa debe saber que Dios reina en nuestro hogar”.

Esta situación nos da la oportunidad de poner en nuestro hogar a el Reino de Dios como el fundamento y sobre ese fundamento edificar nuestras familias.