UNO CON DIOS  | Acércate A Dios.

 

Santiago 4:8 a (NTV) 8 acérquense a Dios, y Dios se acercará a ustedes.

 “Tu origen es Dios y si te haces UNO con El, tu vida alcanza su máximo potencial”. David S Rivera

 

Día #1: “UNO TU CREADOR Y PADRE CELESTIAL”.

Mateo 6:9-10 (NVI)

9» Ustedes deben orar así:»”Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, 10 venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Jesús le enseñó a sus discípulos a hablar con Dios como si estuvieran hablando con su padre. ¿Por qué? Porque la vida comenzó en el corazón de Dios el creador, y El anhela que te relaciones con El como su hijo. Esta es la única manera en que puedes alcanzar la plenitud de la vida. El primer paso para hacerte uno con Dios es reconocer que Él es tu creador. Tú no eres producto de la evolución o de un accidente del universo, tu existencia es el producto del amor de Dios. El té dio la vida y Él es quien te abre El camino para la salvación y la vida eterna. Su deseo no es que lo veas como un “dios distante”, sino que puedas llegar a relacionarte con El como Padre. Dios como tu Padre tiene la mejor vida para ti, y la clave está en que permitas que se haga su voluntad en ti y a través de ti. Toma hoy la decisión de renunciar a cualquier idea o teoría que sea diferente a la creación de Dios. ¡Abre tu corazón y descubre el camino para convertirte en UNO con tu creador y Padre!

 

Día #2: “UNO CON SU AMOR”.

1 Juan 4:19 (NVI)

19 Nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero.

Cuando decides abrir tu corazón para conocer el corazón del Dios Creador y Padre, inevitablemente te encontrarás con su amor. El amor de Dios es muy poco entendido por que es relacionado con el amor humano, El cual, según el diccionario, es un conjunto de sentimientos que ligan una persona a otra. El amor de Dios es más que un grupo de sentimientos, el amor de Dios es un pacto, es un compromiso de amor, es la esencia de su naturaleza (El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor, 1 Juan 4:8). Él te demostró su amor cuando dio el primer paso enviando a su hijo a salvarte. Ahora Él está esperando que tu respondas a su amor. No hay nada que tu hagas que pueda hacer que Tu Padre Celestial renuncie a amarte, esto se conoce como amor incondicional. ¿Tu amor por Dios es incondicional? La verdad es que nuestra naturaleza humana nos empuja a amar “con condiciones”. Muchas veces consciente o inconscientemente limitamos nuestro amor y relación con Dios a las circunstancias de nuestra vida, y lo que consideramos que Dios debería hacer por nosotros. ¡Decide hoy quitar cualquier condición que hayas puesto a tu relación con Dios Padre y hazte UNO con su amor!

 

Día #3:“UNO CON SU HIJO”.

1 Corintios 1:9 (NVI)

9 Fiel es Dios, quien los ha llamado a tener comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Al convertirnos en hijos de Dios somos hechos hermanos con Jesús, el unigénito hijo de Dios, y el deseo de Dios Padre es que estemos unidos con nuestro hermano mayor. No hay manera de amar a Dios Padre, sin amar a su Hijo Jesús, como tampoco se puede amar a Jesús sin amar a Dios Padre. Ellos son uno, y así como necesitamos desarrollar nuestra relación con El Padre, también necesitamos desarrollar nuestra relación con Jesús nuestro hermano, quien es Señor y Salvador. Jesús es el heredero eterno y su deseo es compartir contigo las bendiciones que ha recibido de parte de su Padre. (Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria, Romanos 8:17 NVI). Jesús anhela tener comunión e intimidad contigo, porque Él quiere mostrarte y desea activar la vida eterna y abundante por la cual El pago muriendo en la cruz del calvario. Para esto es necesario que confíes en El y solamente en El cómo tu Salvador. Él es el único camino hacia Dios El Padre, en El encontrarás la verdad, y de El recibes la plenitud para vivir. ¡Abre hoy tu corazón a Jesús, Dios Padre ya pagó un precio alto para que tú seas UNO Con Su Hijo!

 

Día #4:“UNO CON SU PALABRA”.

Juan 14:23 (NVI)

23 Le contestó Jesús: -El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él.

No hay expresión más práctica de tu amor por Dios que tu obediencia. La pregunta importante con respecto a la obediencia seria ¿Cómo puedes obedecer a alguien sin saber lo que espera de ti? No hay manera. Qué bueno es saber que Dios expresa su voluntad a través de su Palabra escrita (La Biblia). Por eso es tan importante que valores, ames y hagas tuya su Palabra, porque ella es tu guía para obedecer y demostrar tu amor por Dios, Necesitas leer, meditar y practicar lo que su Palabra dice para que puedas experimentar la manifestación del amor de Dios en tu vida. (¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece. Y al que me ama, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y me manifestaré a él, Juan 14:21 NVI). Seguramente encontrarás algunas instrucciones, normas o mandamientos en su Palabra que no entenderás o que serán difíciles de obedecer, pero estos serán una prueba de tu confianza en Dios Padre, porque debes creer que el acatar la voluntad de Dios es la mejor opción en tu vida. ¡Da el paso hoy de valorar y cumplir con la voluntad de Dios Padre y hazte UNO con su Palabra!

 

Día #5:“UNO CON SU ESPIRITU”.

Juan 14:16-17 (NVI)

6 Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre: 17 el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes.

La persona más importante sobre la faz de la tierra es El Espíritu Santo de Dios. El, a pesar de ser parte de la trinidad divina, es la persona menos reconocida y algunas veces, de manera equivocada, considerada la tercera persona o el tercer lugar de la trinidad, como si El fuera menos Dios que El Padre o El hijo (Por eso les digo que a todos se les podrá perdonar todo pecado y toda blasfemia, pero la blasfemia contra el Espíritu no se le perdonará a nadie, Mateo 12:31 NVI). El Espíritu Santo fue enviado a la tierra por Dios Padre después de que Jesús terminara su misión en la tierra y ascendiera glorificado al cielo. El Espíritu está hoy dentro de cada hijo de Dios y es un compañero constante y determinado. Si se lo permites y le pones atención, El estará constantemente guiándote hacia toda verdad, estará revelándote la Palabra escrita de Dios Padre y además traerá a tu mente todo lo que Jesús declaró mientras estuvo en la tierra. Asegúrate de recibir el regalo de Dios Padre y se UNO con su Espíritu.

 

Día #6:“UNO CON SU PLAN”.

Jeremías 29:11 (NVI)

11 Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes -afirma el SEÑOR-, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

El deseo de todo buen padre es darle lo mejor a sus hijos. Si esta es una verdad para nosotros los seres humanos imperfectos ¿Cuánto más puedes esperar de Dios Padre? La verdad es que puedes esperar lo mejor de lo mejor. Cuando Dios por amor te dio la vida, al mismo tiempo diseñó un plan para tu bienestar (comodidad, dicha, fortuna, confort, riqueza, abundancia, felicidad, paz, placer, tranquilidad, ventura, conveniencia). Tu parte es ponerte de acuerdo con El, para activar su plan a plenitud en tu vida. Algunas personas, incorrectamente, le atribuyen al designio de Dios su desdicha; como si fuera Dios quien provocara sus momentos difíciles y dolorosos. Esto no podría estar más alejado de la verdad y de los deseos que hay en el corazón de Dios para sus hijos (Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos -afirma el SEÑOR-. 9 Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra! Isaías 55:8-9 NVI). Recuerda siempre que Dios Padre quiere lo mejor para tu vida y tu familia, por eso toma la decisión hoy y hazte UNO con su plan.

 

Día #7:“UNO CON SU CAUSA”.

1 Timoteo 2:3-4 (NVI)

3 Esto es bueno y agradable a Dios nuestro Salvador, 4 pues él quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad.

El deseo ardiente en el corazón de Dios Padre es que cada persona sea libre de la condenación eterna, la cual es la consecuencia del pecado. La Palabra de Dios Padre es clara en cuanto a los dos únicos caminos eternos para los hombres”: vida eterna y muerte eterna. Esta es una verdad que Dios desea que todos conozcan. El además quiere que todos tengan la oportunidad de reconocer a Jesús como Salvador y que obtengan la vida abundante. ¿Quién clamará a Dios Padre y alcanzará la salvación? Esto no se sabe sino hasta que alguien tome como propia la causa de Dios Padre y con valentía proclame las buenas noticias de salvación (Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique? Romanos 10:14 NVI). Decidir unirte a Dios Padre incluye también apasionarte por lo que arde su corazón. Requiere determinación para contarle a otros (familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo o estudio) lo que Él ha hecho por ti y desea hacer por ellos. ¡Esto es valorar la obra redentora de Jesús y la maravillosa obra del Espíritu Santo en la tierra, es decirle a Dios Padre: “Cuenta conmigo” soy UNO con tu causa!