ES URGENTE COMPARTIR LA SALVACIÓN:

“RECUPERANDO LO QUE SE HABÍA PERDIDO”.

  • Estamos en esta serie clamando a Dios para que nos ayude a recuperar el sentido de urgencia que necesitamos tener para compartir la salvación.
  • No podemos pensar solamente en lo que Dios puede hacer en nosotros, sino también debemos pensar en lo que Dios puede hacer a través de nosotros.

2 Pedro 3:9 (NVI)

9 El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden (piensan) algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan.

  • La percepción de algunos es que Dios está retrasado en el cumplimiento de la promesa que el viene por segunda vez.
  • La verdad es que el Señor no ha vuelto porque nos está dando tiempo a nosotros sus hijos, su iglesia a que cumplamos nuestra misión de compartir con otros la salvación.
  • El no solo le tiene paciencia a los que no lo conocen sino también a nosotros.
  • El problema es que para algunos lo que perciben se convierte en su verdad.

HAY UNA PERCPECIÓN EQUIVOCADA HOY ENTRE LOS CRISTIANOS:

“La iglesia existe para ayudarle a los cristianos a mejorar su vida”.

  • Esto es parcialmente cierto, pero la iglesia existe para ser la luz del mundo y la sal de la tierra.
  • Dios te salvo y cuenta contigo.
  1. DIOS CONFÍA EN QUE CUMPLAS TU MISIÓN EN ESTA TIERRA.

Mateo 5:13-16 (NVI)

13 »Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor? Ya no sirve para nada, sino para que la gente la deseche y la pisotee. 14 »Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. 15 Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. 16 Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.

  • Jesús hablándole a los que habían creído en El y habían decidido seguirle les dijo una verdad que les daba propósito a sus vidas…” USTEDES SON…”

¿Quién crees que eres?

  1. ERES SAL…
  • La Palabra de Dios dice que eres sal, pero hay un peligro: QUE PIERDAS TU SABOR.
  • No puedes permitirte perder el sabor de amor, de misericordia, de compasión, de empatía, de buena actitud.
  • Tu sabor es todo aquello que te permite atraer a Dios a los que no lo conocen.

¿Cuál es el sabor que has perdido o que no has logrado encontrar?

“TODOS LOS HIJOS DE DIOS TENEMOS UN SABOR ESPECIAL QUE DIOS QUIERE USAR PARA DARLE SABOR A LA VIDA DE AQUELLOS QUE TODAVIA NO LO CONOCEN”.

  1. ERES LUZ…
  • La Palabra de Dios dice que eres luz, pero hay un peligro: QUE TE ESCONDAS.
  • La luz tiene el propósito de alumbrar en medio de la oscuridad, pero una luz escondida bajo un cajón no cumple su propósito.
  • El cajón puede representar tu religión, tu costumbre religiosa, o tu tradición, pero también puede representar la iglesia o tu grupo.
  • Estas tan cómodo dentro de la iglesia y tu grupo que prefieres estar allí y no salir a alumbrar.

¿Bajo qué cajón estas escondiendo tu luz hoy?

“HOY ES TU OPORTUNIDAD DE DECIDIR SALIR Y ALUMBRAR CON LA SALVACIÓN A AQUELLOS QUE NO CONOCEN A JESÚS”

  1. ES NECESARIO QUE RECUPEREMOS LO QUE HEMOS PERDIDO.,

Lucas19:1-10 (NVI)

1 Jesús llegó a Jericó y comenzó a cruzar la ciudad. 2 Resulta que había allí un hombre llamado Zaqueo, jefe de los recaudadores de impuestos, que era muy rico. 3 Estaba tratando de ver quién era Jesús, pero la multitud se lo impedía, pues era de baja estatura. 4 Por eso se adelantó corriendo y se subió a un árbol para poder verlo, ya que Jesús iba a pasar por allí. 5 Llegando al lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: -Zaqueo, baja en seguida. Tengo que quedarme hoy en tu casa. 6 Así que se apresuró a bajar y, muy contento, recibió a Jesús en su casa. 7 Al ver esto, todos empezaron a murmurar: «Ha ido a hospedarse con un pecador.» 8 Pero Zaqueo dijo resueltamente: -Mira, Señor: Ahora mismo voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si en algo he defraudado a alguien, le devolveré cuatro veces la cantidad que sea. 9 -Hoy ha llegado la salvación a esta casa -le dijo Jesús-, ya que éste también es hijo de Abraham. 10 porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

  • Jesús se auto invito a la casa de Zaqueo, un pecador.
  • El termino pecador esta usado en el contexto de los que todavía no habían tenido un encuentro con Jesús como salvador, porque en general todos somos pecadores.
  • Aunque algunos se escandalizaron por que Jesús fue a la casa de Zaqueo, para Dios no hay ningún problema en juntarse con los pecadores.
  • Una cosa es juntarse con los “pecadores”, y otra es practicar lo que practican los pecadores.
  • En este pasaje dice que Jesús vino a salvar “LO QUE SE HABIA PERDIDO”, y no “AL QUE SE HABIA PERDIDO”.
  • Para salvar al “Perdido” hay que recuperar algo que se ha perdido.

¿Qué es lo que se ha perdido?

“EL AMOR Y LA COMPASION POR LOS QUE ESTAN PERDIDOS SIN CRISTO”.

  • Una iglesia y un grupo que crece es aquel que mantiene viva la llama de compasión y amor por los que todavía no conocen al Señor.
  • No podemos perder el contacto con los que no conocen al Señor, pero debemos mantener contacto con un propósito.
  • Zaqueo anhelaba un encuentro con Jesús, pero la gente se lo quería impedir.

“NOSOTROS Y NUESTROS PARADIGMAS NO PUEDEN SER EL OBSTACULO PARA QUE LA GENTE RECIBA LA SALVACIÓN, NUESTRA VIDA DEBE SER EL PUENTE QUE DIOS USE PARA LOGRARLO”

“LAS PERSONAS YA ESTAN LISTAS PARA OIR Y RECIBIR EL MENSAJE DE SALVACIÓN’.