¿POR QUÉ AYUNAR?

Si estás en necesidad de sanidad o un milagro o necesitas el toque de Dios en tu vida. Si tienes un sueño dentro de ti que solamente Dios puede hacer posible; si estás en necesidad de un Encuentro con Dios, si necesitas ser libre de alguna atadura que te ha hecho esclavo, si tienes un amigo o familiar que necesita salvación o si deseas saber cuál es el propósito de Dios con tu vida.