“INVITACIONES QUE NO SE RECHAZAN”.

  • Todos recibimos invitaciones para diferentes cosas. 
  • Las invitaciones más comunes son las invitaciones a comer.
  • Algunas invitaciones son más atractivas que otras. 

Que tal si alguien te dice:

“Te quiere invitar a comer, escoge tu el lugar que quieras yo pago”.

Esa es una invitación muy atractiva.

  • Pero ¿qué tal si el que te está invitando a comer es Dios?. 
  • Ese sería el más alto honor que una persona puede recibir. 

—————————————————

LA GRAN CENA DEL SEÑOR. 

Lucas 14:15-24 (LBLA) 

15 Cuando uno de los que estaban sentados con El a la mesa oyó esto, le dijo: ¡Bienaventurado todo el que coma pan en el reino de Dios! 16 Pero El (Jesús) le dijo: Cierto hombre dio una gran cena, e invitó a muchos; 17 y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los que habían sido invitados: “Venid, porque ya todo está preparado.” 18 Y todos a una comenzaron a excusarse. 

LOS INVITADOS BENDECIDOS… 

  • Los invitados estaban consientes que esta era una cena muy importante, por que quien los invitaba era alguien importante.
  • Sin embargo rogaron que los excusaran. 

Definición:

Motivo o pretexto para eludir una obligación o disculpar alguna omisión:

ESTA NO ERA CUALQUIER CENA CON CUALQUIER PERSONA,

ERA ALGO IMPORTANTE.

  • Así hay muchos cristianos hoy en día que usan la oración para excusarse delante de Dios por lo que no están dispuestos a hacer o por lo mal que están haciendo. 
  • El Padre nuestro es una oración modelo sin excusas. 

NO HAY EXCUSA PARA RECHAZAR UNA INVITACIÓN DE DIOS

LAS EXCUSAS…

  • LA PRIMERA EXCUSA.

El primero le dijo: “He comprado un terreno y necesito ir a verlo; te ruego que me excuses.”

¿Quién compra un terreno sin verlo?

¿Quién va a ver un terreno de noche?

  • Esta era un persona inteligente capaz de invertir en un terreno, sin embargo dió una excusa irrazonable. 
  • LA SEGUNDA EXCUSA. 

19 Y otro dijo: “He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos; te ruego que me excuses.”

¿Quién compra 5 yuntas de bueyes y las prueba de noche?

  • LA TERCERA EXCUSA. 

20 También otro dijo: “Me he casado, y por eso no puedo ir.”

  • Los recién casados tienen libertad de salir tarde y además buscar oportunidades de comer gratis. 

“LOS CERCANOS RECHAZARON LA INVITACIÓN, PARA ELLOS EL QUE LOS INVITO YA ERA MUY CERCANO”

EL SEÑOR ACEPTÓ LAS EXCUSAS:

“DIOS NO TE VA A ROGAR PARA QUE ACEPTES SU INVITACIÓN”.

—————————————————————————————

Los que ganaron por que otros perdieron.

21 Cuando el siervo regresó, informó de todo esto a su señor. Entonces, enojado el dueño de la casa, dijo a su siervo: “Sal enseguida por las calles y callejones de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los ciegos y los cojos.” 22 Y el siervo dijo: “Señor, se ha hecho lo que ordenaste, y todavía hay lugar.” 23 Entonces el señor dijo al siervo: “Sal a los caminos y por los cercados, y oblígalos a entrar para que se llene mi casa.

“CUIDATE DE QUE LAS BENDICIONES DE DIOS NO SEAN TU EXCUSA PARA RECHAZAR LAS INVITACIONES QUE EL TE HACE”.

LOS QUE SE EXCUSARON PERDIERON SU OPORTUNIDAD PERO OTROS GANARON.

24 “Porque os digo que ninguno de aquellos hombres que fueron invitados probará mi cena.”

¿Cuál era el propósito del Señor: Para que se llenara la casa?

¿Cuáles son las invitaciones que Dios te podría hacer?

————————————————-

HABLEMOS AHORA DEL SIERVO DEL SEÑOR DE QUE OFRECIÓ LA CENA.

  • Su Señor lo envió a su siervo como mensajero para  avisarle a los invitados que la cena estaba lista. 
  • Después que los cercanos rechazaron la invitación, enojado los mando a buscar a los menos afortunados.
  • Finalmente el Señor mando al siervo a ir por los camino y vallados, le dijo que los obligara a entrar, le dijo que la misión es que se llene la casa del Señor. 
  • En otras palabras no era opción que la casa quedara con espacios vacíos. 
  • ERA UN SIERVO OBEDIENTE.
  • COMPROMETIDO CON LA MISIÓN QUE LE ENCOMENDÓ SU SEÑOR.
  • NO REACCIONÓ MAL CUANDO SU SEÑOR SE ENOJÓ Y LO MANDÓ A UNA MISIÓN MÁS COMPLICADA.
  • ESTUVO DISPUESTO A HACER LO NECESARIO PARA CUMPLIR EL DESEO QUE SU SEÑOR LE ENCOMENDÓ.

¿Estás comprometido con el deseo de Dios de que se llene su casa?

SI SOMOS HIJOS DE DIOS DEBEMOS COMPROMETERNOS A SERVIRLE CON TODO EL CORAZÓN

—————————————————–

EL DESEO DEL SEÑOR.

¿Cuál era el deseo del Señor?

“QUE SE LLENE MI CASA” 

¿Sólo era por llenar la casa?

NO, ERA POR QUE EL SEÑOR SABÍA QUE LOS INVITADOS NECESITABAN LA COMIDA QUE EL LES IBA A SERVIR. 

¿Qué hay servido en la mesa de Dios para ti?

Sanidad.

Libertad.

Plenitud.

Propósito. 

  • Como hijos de Dios no podemos rechazar las invitaciones que nuestro Padre nos hace: Los domingos en la iglesia, tu grupo de conexión, tu discipulado, los encuentros, etc.
  • Somos hijos de Dios pero no por eso estamos exceptos de servirle. Debemos aceptar la invitación a servirle en donde el nos necesite. 

NUESTRO SERVICIO A DIOS NO DEBERÍA SER POR OBLIGACIÓN SINO POR AMOR. 

¿Imagínate de todo lo que te puedes perder si rechazas la invitación del Señor?

Debemos entender que nosotros somos los responsables de llenar la casa de Dios para que muchas personas puedan disfrutar del banquete que Dios ha preparado: Vida y vida en abundancia. 

EL COSTO DE LA CENA FUE ALTO: LA VIDA DE JESÚS.