EL FLUIR DE LA VISIÓN