EL ENGAÑO DE UNA OFENSA

 Hemos hablado ya que una de las estrategias más poderosas del
diablo es dividir.
 El trata de dividir familias, empresas, iglesias, países.
 Su declaración de batalla es: “Divide y conquistaras”.
 Y una de las armas más comunes que el diablo usa es la ofensa.
 Es fácil que ofendamos a otros y es fácil que nosotros nos ofendamos.
Lucas 17:1 (NVI)
1 Luego dijo Jesús a sus discípulos: -Los tropiezos
(ofensas) son inevitables, pero ¡ay de aquel que los
ocasiona!
 “Skandalon”:
Ocasión de caer o tambalearse, ofensa, algo que ofende, piedra de
tropiezo.
 “Ofensa”:
Algo que ofende, desagrada o causa sentimientos de dolor, irrespeto o
insulto.
 “Sinónimos de ofensa”:
Insulto, menosprecio, ultraje, burla
“La pregunta no es si seremos ofendidos, sino más bien
que vamos a hacer cuando nos ofenden”.
“PERDONAR U OFENDERTE”.
EJEMPLOS DE POSIBLES OFENSORES:
 Los “bullers”.
 En la escuela, el trabajo, etc.
 En el tráfico.
 En la iglesia.
 En tu propia casa.

 En cualquier lugar y por cualquier persona podemos ser ofendidos y
podemos ofender.
“PERDONAR U OFENDERTE”.

1. LAS OFENSAS MAS DOLORAS SON LAS QUE PROVIENEN DE
LOS QUE AMAMOS.
Salmos 55:12-14 (NVI)
12 Si un enemigo me insultara, yo lo podría soportar; si
un adversario me humillara, de él me podría yo
esconder. 13 Pero lo has hecho tú, un hombre como yo,
mi compañero, mi mejor amigo,14 a quien me unía una
bella amistad, con quien convivía en la casa de Dios.
“La verdad entre más cercana la relación más duele la ofensa que nos
hacen, porque las expectativas que tenemos son mayores”.
LAS OFENSAS FAMILIARES.
 “El odio más intenso se encuentra entre las personas que alguna vez
estuvieron más unidas”.
 “Los abogados pueden hablar de los peores casos que han manejado,
y en su mayoría son los juicios de divorcio.
LAS OFENSAS DE LOS AMIGOS:
 Muchas veces sin tener la intensión ofendemos a un amigo o un
amigo nos ofende y esto nos duele más que la ofensa de un extraño.
 Mientras más grandes son las expectativas, más profunda es la
caída.”
LAS OFENSAS DE LOS HERMANOS EN LA IGLESIA:
 “La mayoría de las veces es otro creyente quien los ha ofendido, y
esto hace que la persona que sufre la ofensa la viva como una
traición.”
 Los hermanos nos son perfectos y nos pueden ofender.
 De la misma manera yo los puedo ofender.

“NO TE SORPRENDAS CUANDO ALGUIEN CERCANO TE FALLE”

2. EL ENGAÑO DE LA OFENSA: ES OFENDERSE.
Proverbios 18:19 (NVI)
19 Más resiste el hermano ofendido que una ciudad amurallada;
los litigios son como cerrojos de ciudadela.
 “Muchas veces, cuando nos ofenden, nos vemos como víctimas y
culpamos a los que nos han herido.
 Justificamos nuestra ira, nuestra falta de perdón, el enojo, la envidia y
el rencor que surgen.”
 “He sido maltratado y juzgado injustamente; por lo tanto, mi
comportamiento está justificado”.
LAS REALES.
 Los que han sido tratados injustamente.
LAS IMAGINARIAS.
 Los que CREEN que han sido tratados injustamente.
 Información inexacta.
 Información exacta y conclusiones incorrectas. Presunciones,
comentarios de terceros y apariencias.
“PERDONAR U OFENDERTE”.
 Aquí es cuando una ofensa se convierte en una trampa.
 La trampa es que te ofendas.
 Ofenderte es lo normal, lo común pero lo incorrecto.
 Perdonar es lo anormal, lo debido y lo correcto.
 El vivir ofendido le abre una puerta al diablo para que mate, robe y
destruya de muchas maneras.
 Crea una pared entre tú y la persona que te ofendió, pero también
crea una pared entre Dios y tú.
 La ofensa es una cárcel es como una ciudad amurallada.

 La ofensa trae frutos incorrectos en la vida de las personas.
 Una persona ofendida vive enfocada en sí misma y en su herida.
 La gente aprende a vivir ofendida como parte normal de su vida.
La forma en que respondemos a las ofensas termina determinando nuestro
futuro.
3. DEBEMOS PERDONAR POR QUE DIOS NOS HA PERDONADO.
Mateo 6:9-15 (NVI)
9» Ustedes deben orar así:»"Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre, 10 venga tu reino, hágase tu voluntad en la
tierra como en el cielo. 11 Danos hoy nuestro pan cotidiano. 12
Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos
perdonado a nuestros deudores. 13 Y no nos dejes caer en tentación,
sino líbranos del maligno." 14» Porque si perdonan a otros sus
ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. 15 Pero
si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a
ustedes las suyas.
 Así como Dios te ha perdonado tú tienes una deuda de perdón con Él.
 Dios no se cobra la deuda contigo, sino que Él espera que tú perdones
a los que te ofenden a ti.
 Él no tenía por que perdonar nuestros errores u ofensas, pero por
amor lo hizo.
 De la misma manera tú tienes que perdonar, quizá no por amor a tu
ofensor, pero si por amor a Dios quien te perdono a ti.
LA OPORTUNIDAD QUE TE DA LA OFENSA
Las ofensas se convierten en una oportunidad para ser mejores, más
maduros y más fuertes, pero con un corazón puro.
4. LA TRAMPA DE LA FALTA DE PERDON.
Mateo 18:21-34 (NVI)
21 Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: -Señor, ¿cuántas veces
tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete
veces? 22 -No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete

veces -le contestó Jesús-. 23 »Por eso el reino de los cielos se parece
a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos. 24 Al comenzar a
hacerlo, se le presentó uno que le debía miles y miles de monedas de
oro. 25 Como él no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo
vendieran a él, a su esposa y a sus hijos, y todo lo que tenía, para así
saldar la deuda. 26 El siervo se postró delante de él. "Tenga paciencia
conmigo -le rogó-, y se lo pagaré todo." 27 El señor se compadeció de
su siervo, le perdonó la deuda y lo dejó en libertad. 28 »Al salir, aquel
siervo se encontró con uno de sus compañeros que le debía cien
monedas de plata. Lo agarró por el cuello y comenzó a estrangularlo.
"¡Págame lo que me debes!", le exigió. 29 Su compañero se postró
delante de él. "Ten paciencia conmigo -le rogó-, y te lo pagaré." 30
Pero él se negó. Más bien fue y lo hizo meter en la cárcel hasta que
pagara la deuda. 31 Cuando los demás siervos vieron lo ocurrido, se
entristecieron mucho y fueron a contarle a su señor todo lo que había
sucedido. 32 Entonces el señor mandó llamar al siervo. "¡Siervo
malvado! -le increpó-. Te perdoné toda aquella deuda porque me lo
suplicaste. 33 ¿No debías tú también haberte compadecido de tu
compañero, así como yo me compadecí de ti?" 34 Y enojado, su señor
lo entregó a los carceleros para que lo torturaran hasta que pagara
todo lo que debía. 35 »Así también mi Padre celestial los tratará a
ustedes, a menos que cada uno perdone de corazón a su hermano.
 Jesús establece en esta historia un principio fundamental del Reino de
Dios.
 Dios espera que nosotros perdonemos de la misma manera como Él
nos ha perdonado y nos perdona constantemente.
 Al decidir no perdonar nos exponemos a que Dios nos entregue a
nuestra amargura y falta de perdón.
“ASI COMO DIOS NOS HA PERDONADO POR AMOR, NOSOTROS
DEBEMOS PERDONAR POR AMOR”.