EL ANTIDOTO PARA LA PREOCUPACIÓN

“LA GRATITUD EL ANTIDOTO PARA LA PREOCUPACIÓN”.

Hay una verdad que no podemos negar:

“Si preocuparnos fuera un trabajo pagado, muchos seriamos millonarios”.

En algún momento de nuestras vidas compramos una mentira como verdad: “El preocuparme por algo hará que pase o que no pase”. Por ejemplo: Me preocupo por mis finanzas, por mi salud, por mi matrimonio, por mis estudios, por mis hijos, etc. Pregunta: ¿La preocupación soluciona o mejora las cosas? ¿Cuál es el antídoto para la preocupación?

LA GRATITUD ES UN CATALIZADOR ESPIRITUAL

Filipenses 4:6-7 (NVI)

6 No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. 

El antídoto para la preocupación es: pedir y dar gracias. Al dar gracias algo se desata en el mundo espiritual, quizá dar gracias no resuelve los problemas, pero la gratitud es la única que puede quitarte la preocupación y darte las fuerzas para seguir avanzando.

La gratitud anticipada provoca que Dios anticipe la paz que tendrías con la respuesta a tu petición. De acuerdo con el diccionario paz es: TRANQUILIDAD MENTAL.

Lo que destruye a una persona no son las cosas que pasan sino mas bien lo que producen dentro de ella: Frustración, temor, ansiedad, desanimo, etc. No permitas que la preocupación le robe espacio en tu corazón a la paz y a la felicidad. La paz es gasolina que te permite avanzar hasta que tu petición es cumplida. Podrías preguntarte: ¿Cómo puedo pedir y agradecer sin todavía tener la respuesta a mi petición? Confiando en fe, debes pedir y confiar que ya Dios respondió con la mejor respuesta. Orar por algo es como sembrar una semilla, dar gracias anticipadas es como regar y abonar la semilla, en respuesta a tu gratitud anticipada Dios te da paz para el tiempo de espera y esto alimenta tu propia fe.

Un estudio acerca de la gratitud hecho por: Martin Seligman (Psicólogo, educador y autor de libros de autoayuda) dice:

  • El 92% de las personas se sintieron más felices después de contabilizar las bendiciones que tenían por una semana.
  • El 94% de las personas que hicieron lo mismo estando en depresión, se sintieron menos deprimidas.
  • El 90% encontró que el expresar gratitud las hacia mas felices.
  • El 84% dijeron que expresar gratitud les redujo el estrés y la depresión y les ayudo a ser más optimistas.
  • El 78% encontraron que el expresar gratitud les dio más energía.
  • El mismo estudio mostró que el mostrar gratitud aumentaba el deseo de cuidar mas de si mismo.

Dos momentos en los que la gratitud cambia el escenario.

Primer momento:

  • DAR GRACIAS CUANDO LO QUE TENGO ES POCO COMPARADO CON LA NECESIDAD.

Como por ejemplo la alimentación de la multitud que tenía hambre de la Palabra de Dios. Jesús mandó a Sus discípulos a sentar a la gente para alimentarlos, no tenían suficiente para hacerlo pero Jesús dio gracias por lo poco.

Juan 6:8-11 (NVI)

8 Otro de sus discípulos, Andrés, que era hermano de Simón Pedro, le dijo: 9 -Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente? 10 -Hagan que se sienten todos -ordenó Jesús. En ese lugar había mucha hierba. Así que se sentaron, y los varones adultos eran como cinco mil. 11 Jesús tomó entonces los panes, dio gracias y distribuyó a los que estaban sentados todo lo que quisieron. Lo mismo hizo con los pescados. 

¿Cuál fue la oración que provocó la multiplicación? No fue una petición de desesperación o de preocupación lo que provoco la multiplicacion, fue una oración de GRATITUD. Enfócate en dar gracias por lo que tienes y no te preocupes por lo que no tienes ¿Cuál es la señal que yo estoy siendo agradecido con lo que Dios me ha dado? La gratitud me lleva a repartir lo poco que tengo confiando en que Dios lo multiplicará. ¿En qué áreas de tu vida parece que lo que tienes no es suficiente para tu necesidad? ¿Estarías dispuesto a dar gracias y repartir para provocar un milagro?

Segundo momento:

  • CUANDO TODO PARECE PERDIO O MUERTO DIOS TODAVÍA PUEDE HACER UN MILAGRO.

Como cuando Jesús estaba frente a la tumba de su amigo Lázaro.

Juan 11:38-44 (NVI)

38 Conmovido una vez más, Jesús se acercó al sepulcro. Era una cueva cuya entrada estaba tapada con una piedra. 39 -Quiten la piedra -ordenó Jesús. Marta, la hermana del difunto, objetó: -Señor, ya debe oler mal, pues lleva cuatro días allí. 40 -¿No te dije que si crees verás la gloria de Dios? -le contestó Jesús. 41 Entonces quitaron la piedra. Jesús, alzando la vista, dijo: -Padre, te doy gracias porque me has escuchado. 42 Ya sabía yo que siempre me escuchas, pero lo dije por la gente que está aquí presente, para que crean que tú me enviaste. 43 Dicho esto, gritó con todas sus fuerzas: -¡Lázaro, sal fuera! 44 El muerto salió, con vendas en las manos y en los pies, y el rostro cubierto con un sudario. -Quítenle las vendas y dejen que se vaya -les dijo Jesús. 

Cuando decido dar gracias, aunque todo parece perdido, Dios se encarga de darle vida a lo que esta muerto.

Hay momentos en que la única esperanza es dar gracias, momentos donde solo un milagro de Dios puede hacer la diferencia. La gratitud puede provocar que lo que está muerto pueda volver a vivir. ¿Qué parece estar muerto en tu vida hoy? Tus sueños, tu relación matrimonial o con tus hijos, algún negocio, tu año escolar, etc.

Da gracias, aunque parezca una locura porque Dios puede hacer un milagro.

Quieres vivir mejor, más feliz y lleno de paz: DECIDE VIVIR AGRADECIDO.